El día 8 de octubre de 2008 escribí un poema, dedicado al 11-M, que, recitado por mí en diferentes tertulias literarias de Madrid, provocó mi expulsión de la que tiene lugar en el Círculo de Bellas Artes. Lo publico ahora en esta tribuna, precedido de las palabras que le sirven de preámbulo, para que se tenga idea clara del grado de persecución a que se ve sometida, en ciertos ambientes culturales, la libertad de expresión.

Dos días después de aquel terrible 11 de marzo, muchos formaron rebaño, en plena jornada de reflexión, para exigir al Gobierno la verdad de lo ocurrido. Me pregunto dónde están hoy. El día 11 de cada mes, unos llamados Peones Negros, que, de verdad, quieren saber quiénes se encuentran detrás de aquella matanza, acuden a la estación de Atocha, con ánimo de honrar a las víctimas de tan tremendo atentado. En ellos pensaba cuando, en octubre de 2008, escribí estos versos. Me encantaría tener la oportunidad de recitárselos a Zapatero; pero no a solas, sino en un abarrotado Congreso de los Diputados, ante mil cámaras de televisión, en nombre de las víctimas del 11-M.


Fernando Lago

Poema dedicado al 11-M

miércoles, 2 de octubre de 2013

La Nueva Internacional




          Ayer metí en Twitter un twitt que decía así:

Comienzo de "La Internacional", en versión de Méndez y Toxo:

¡Arriba, patas de centollo,
en pie, magnífico gambón!

          Al poco tiempo, Jolu, un amigo twittero, me respondió de este modo:

Y sigue:

¡Vivamos todos de este chollo
que dan gobierno y corrupción!


       Como me encantó la respuesta de Jolu, le pedí autorización para publicar sus versos con los míos. Y aquí están, concedido el permiso, los cuatro primeros de "La Internacional", en versión de Méndez y Toxo:

¡Arriba, patas de centollo,
en pie, magnífico gambón!
¡Vivamos todos de este chollo
que dan gobierno y corrupción!

1 de octubre de 2013

Tío Chinto y Jolu

Cuentos de humor
"Vida oculta de Pepiño Blanco"
Enlace a cada capítulo:  Los 39 primeros


          

6 comentarios:

  1. ¡Jajaja! Si es que... debemos recurrir al humor de vez en cuando porque si no...

    ResponderEliminar
  2. Tío Chinto, corre a registrarlo que, como se den cuenta los sindicalistas, te adelantan y se llevan hasta la pasta de los derechos de autor.

    ResponderEliminar
  3. Fue descubierto Méndez en su restaurante favorito, el Villa Magna de Madrid, donde acudía a reponer fuerzas y dejar el bandujo como Dios manda y, a los dos días, ya salió en la prensa soporte socialista retratado en su despacho delante de un ordenador y cerca del teclado un plato con tortilla española, trozo de pan y vaso de agua, para que el cotizante, el liberado y el borrego en general, viera que el líder no deja de trabajar cuando come y tiene el teclado lleno de miguitas de pan, grasa y esas cosas. No se apreciaba servilleta por lo que el liberado quizá debió suponer que su jefe se limpiaba en la manga.

    Luego se hizo un estudio fotográfico de la muñeca izquierda de Méndez y empezaron a aparecer relojes, claro, con tanto ERE como han tenido que firmar...

    ResponderEliminar
  4. Sin pensarlo mucho, bien podría continuar con algo así:

    De la vida mundana nos tenemos que olvidar.
    ¡El marisco y el pernil en pie nos pondrán!
    Nuestra base proletaria va a cambiar.
    Otros serán los que para nosotros trabajarán.

    Unámonos todos,
    en una mariscada más.
    Y cuchillo en mano,
    el pernil debemos catar.

    Gambas, cigalas y demás,
    unidas a jamones sin igual,
    serán los productos que nos permitirán
    el esfuerzo redentor final.

    Un saludo.- @FidelSD

    ResponderEliminar
  5. Según la última "macrorredada", Tío Chinto, quien no haya comido langostinos y jamón a costa suya y mía, se los tendrá que pagar ya de su bolsillo.

    He mirado todas las fotos posibles de las detenciones, por parte de la Guardia Civil, de los sindicalistas y me ha sido imposible ver a los delincuentes esposados y llevados ante la juez por la Benemérita, no he tenido esa suerte, hubiera disfrutado yo más que un marrano en un charco.

    ResponderEliminar