El día 8 de octubre de 2008 escribí un poema, dedicado al 11-M, que, recitado por mí en diferentes tertulias literarias de Madrid, provocó mi expulsión de la que tiene lugar en el Círculo de Bellas Artes. Lo publico ahora en esta tribuna, precedido de las palabras que le sirven de preámbulo, para que se tenga idea clara del grado de persecución a que se ve sometida, en ciertos ambientes culturales, la libertad de expresión.

Dos días después de aquel terrible 11 de marzo, muchos formaron rebaño, en plena jornada de reflexión, para exigir al Gobierno la verdad de lo ocurrido. Me pregunto dónde están hoy. El día 11 de cada mes, unos llamados Peones Negros, que, de verdad, quieren saber quiénes se encuentran detrás de aquella matanza, acuden a la estación de Atocha, con ánimo de honrar a las víctimas de tan tremendo atentado. En ellos pensaba cuando, en octubre de 2008, escribí estos versos. Me encantaría tener la oportunidad de recitárselos a Zapatero; pero no a solas, sino en un abarrotado Congreso de los Diputados, ante mil cámaras de televisión, en nombre de las víctimas del 11-M.


Fernando Lago

Poema dedicado al 11-M

jueves, 20 de septiembre de 2012

Baldomero




Ingratitud de Baldomero (1)


        Desde su nacimiento, se vio que mi pene no llegaría muy lejos. Hoy, en franca regresión, permanece cabizbajo y pensativo.
     Mi pene me lleva quince años. Pero se diría que yo le llevo veinte. En el fondo, siempre ha sido un inmaduro.
     Mi pene me ha salido respondón. De un tiempo acá, prefiere quedarse en casa, cuando yo voy a la calle.
     ¡Se ha enamorado! Mi pene está saliendo con una almeja, y habla ya de irse a vivir con ella.
     Mi pene me defrauda cada día más. Últimamente, le encuentro parecido con un conocido sindicalista que lleva gafas.
   Mi pene se llama Baldomero. Y anda en malos pasos. Pretende, mal aconsejado, dedicarse a la política.
    Baldomero es tartamudo. Pero tiene muy buena voz. Cuando canta "La Internacional", el himno dura más de media hora.
     Mi pene quiere ser el abanderado de la revolución comunista internacional. ¡Arriba, parias de la Tierra! ¡En pie, famélica legión!
     Baldomero está fuera de la realidad. Es un capullo de marca, un verdadero tonto de los cojones.
     Nada tengo en contra de mi pene. Pero me repatea que, a estas alturas, me salga con que quiere afiliarse al PSOE.

Lajo Demos


    

34 comentarios:

  1. Jajaja ¿nueva sección? qué psicodélico a la vez que pedestre y original, la "cosa" promete casi tanto como las memorias del infante Pepiño...eso sí, la cosa tiene visos de acabar muy mal para Baldomero, vaya compañías

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Maribeluca, si Baldomero llegará a convertirse en protagonista de una nueva sección del blog. De momento, queda hecha su puesta de largo, su presentación en sociedad. En cualquier caso, me preocupa mucho que la vida disipada de Baldomero me arrastre por el mal camino.

      Eliminar
  2. Si Baldomero insiste en afiliarse al partido de Cerolo, debe llevarle al médico inmediatamente; de urgencia, diría yo.

    No le permita, aunque Baldomero sea mayor de edad, la promiscuidad en ciertos lugares.

    Dígale a Baldomero que un caballero es un caballero.

    ¡Ánimo, Baldomero! ¡Por España! ¡Viva España!¡Mantente firme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Baldomero es terco hasta lo indecible, amigo rataplan; por eso me temo que mis buenos consejos harán poco efecto en él. Su decisión de afiliarse al PSOE parece inamovible. ¡Menos mal que su inclinación por la joven almeja puede hacerle levantar la cabeza! Hoy por hoy, es mi única esperanza de que Baldomero vuelva al buen camino.

      Eliminar
  3. ¡Huy! no seré yo quien se metan en estas intimidades entre un hombre y su...
    Y digo yo, porque no se dedica a la suyo y se deja de pendejadas, al fin y al cabo ya nació con dos misiones claras. ¿A que viene ahora querer sacar los pies del plato?. Si es que esta todo desmadrado. Claro que todo lo que haga Baldomero contra su.... me temo que se lo hará así mismo y se volverá contra él. Mal asunto.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡La política lo ha trastornado, amigo Zorrete! Antes no era así. Se diría que las dos grandes misiones que la naturaleza le asignó -esas que tú señalas, sin nombrarlas- carecen hoy de significado para él. Mentiría, si dijera que no ando preocupado. ¡Lo estoy, y mucho! Te mantendré informado.
      Un cordial saludito.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¡Ja-ja-ja-ja-já! ¡Pues lo has dicho casi todo, amigo Paco!

      Eliminar
  5. ¡Coño!...eso de que el pene se llame Baldomero y encima sea tartaja, es un hito en el desarrollo clínico de la cojonera y del aparato reproductor. Pero yo creo que no deberías desanimarle, Tío Chinto. Si ese pirulo de chichinabo quiere afiliarse al PSOE, déjalo, porque seguro que se juntará con otros pichas flojas como él, incapaces de eyacular y carentes de la suficientes fuerzas como para engendrar de nuevo otro nuevo partido que supla al ya existente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primer sorprendido, como no podía ser menos, soy yo, amigo José Luis. ¡Quién iba a decirme a mí, a estas alturas de mi vida, que habría de tenérmelas con un pene díscolo, dispuesto a entrar en el partido del capullo! ¡No atiende a razones! Tartamudo y todo, se ve ya en la tribuna como el Castelar del siglo XXI. Creo que su intención es crear, dentro del partido, una nueva corriente que devuelva la ilusión perdida a las militantes desencantadas. ¡Total nada!
      Un cordial abrazo.

      Eliminar
  6. Pues si que ha salido politizado el pene de Baldomero,Dios esto es la reostia.un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sorprendente, amigo Agustín, es que, hasta ahora, Baldomero no había dado muestra alguna de interés por la política. ¡A la vejez, viruelas!
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  7. Érase un hombre a un pene pegado. Érase un pene superlativo...
    Cuidado, Tío Chinto! No deje que su pene piense por usted, o estará jodidamente perdido. Su abrazo, como el de la pitón, puede llegar a ser mortal de necesidad.

    Un abrazo, artista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja-ja-ja-ja-já!
      ¡Lo que estoy teniendo que aguantar, amigo Herep! ¡Cuando la edad me recomienda llevar una vida sin sobresaltos! Lo más terrible de todo es que, a donde él va, tengo que ir yo también, y que, por tal razón, puedo verme arrastrado a la vida delictiva de cualquier socialista que se precie.
      ¡Un cordial abrazo!

      Eliminar
  8. jUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAAAAA
    Y
    pLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLAS

    ¡Pues No Le Queda Nada A VOACÉ, Que Sufrir Con Vuestro ALOCADO ARRAPIEZO!
    Dice Un Viejo Adagio "Que El Que De POTRO, No METIÓ LAS PATAS, DE MAYOR ES CAPAZ DE ANDAR A GATAS"!
    ¡Pues Nada Amigo Mío!¡Unas Buenas Dosis de BROMURO POTÁSICO, O Uno "Buenos POLVOS DE LA MADRE CELESTINA Y EL PADRE CUCHARÓN" Y ALGÚN BAÑITO EN LAS FRÍAS Y TONIFICANTES AGUAS GALÁICAS y Ya Veréis Como Entre "EN RAZÓN O ONDE LEDEJEN Y PUEDA BUENAMENTE" Sin Más Agobios, Tartamudéos Ni SOFOOS!
    Un Abrazo.
    Un Brindis Orujero,
    y
    ¡¡RIAU RIAU!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trasladaré, amigo Old Nick, vuestros sanos consejos al no menos amigo Lajo Demos, que anda, como él mismo reconoce, metido en un serio problema. ¡A la vejez, viruelas, amigo mío! Menos mal que Lajo Demos, hombre de probada experiencia, sabrá poner orden en su vida, sin necesidad de cortar por lo sano. Seréis debidamente informado de cuanto vaya ocurriendo.
      Un cordial abrazo, un brindis por el amigo Lajo Demos, y un tonante ¡¡RIAU RIAU!!

      Eliminar
  9. Yo insisto, Tío Chinto, que sé que soy pesado, pero a Baldomero hay que llevarle por el camino derecho; imagínese que, por esas cosas que pasan, Baldomero hubiese sido saludado efusivamente en la gasolinera de Guitiriz por un ministro de Fomento, y, las cámaras del establecimiento captaran los momentos esos; imagínese, por esas cosas que pasan, que a Baldomero se le ocurriese emitir, frente al ministro, la lluvia jupiterina Baldomeril y la chaqueta del ministro en gasolinera con las salpicaduras varias y sin tintorería cercana. Un compromiso.

    Por otra parte, las imágenes de un ministro de fomento con Baldomero, en gasolinera, dando la vuelta al mundo por internet, tendrían más eco y reconocimiento que la llegada del hombre a la Luna, sobretodo si el tal ministro confunde a Baldomero con la manguera del combustible.

    Hasta es posible que Baldomero sea llamado a los programas de Tv del corazón, entonces tendrá Vd. que llevarle a la peluquería y maquillarlo, en fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco, amigo rataplan, que tenéis más razón que un santo al suponer lo que habría podido suceder en Guitiriz. Mi amigo Lajo Demos, sin comerlo ni beberlo, se habría visto envuelto en un caso similar al que dio lugar el célebre cipote de Archidona. ¡Prefiero no pensarlo, pues, tratándose de don José Blanco...!
      Por otra parte, amigo rataplan, la idea de Baldomero, como figura "internetera" o televisiva, resulta altamente seductora. ¡Mi amigo Lajo Demos podría forrarse!
      En cualquier caso, gracias por la advertencia y por la sugerente posibilidad del lanzamiento estelar de Baldomero.

      Eliminar
  10. Y, claro, una vez que Baldomero salga por el televisor después del telediario, hasta harán figuras de Baldomero-pisapapeles para la mesa del despacho de ministro de fomento. La cosa se complica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y yo que veo, sin dificultad alguna, reproducciones de Baldomero como pisapapeles, perchero o indicador de autopista! Zerolo, sin ir más lejos, tendría, sobre su mesa de despacho, media docena de baldomeros.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. ¡No lo sabes tú bien, amigo Mamuma! ¡Mi amigo Lajo Demos está muy, pero que muy, preocupado!

      Eliminar
  12. Coño, pues Baldomero debe ser descendiente de uno de los hermanos de Dinio, "HACIENDO EL AMOL".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No diría yo que no, amigo Doramas! ¡Mi amigo Lajo Demos lleva muy en secreto las intimidades de su "familia", aunque, a veces, necesite desahogarse, del modo en que lo ha hecho ahora!

      Eliminar
  13. ¿Y una buena circuncisión...?

    Qué desmadre xD..

    ResponderEliminar
  14. Pienso que no estaría mal. Pero el amigo Lajo Demos quiere verlo, amiga Candela, tal como vino al mundo, sin añadidos, cortes ni extirpaciones. ¡Habrá que esperar acontecimientos!

    ResponderEliminar
  15. Que "Pene" me da oírte decir esas cosas, vaya con Baldomero.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes, amigo Vicente, el disgusto que tiene encima Lajo Demos. Parece otro desde el día en que Baldomero reivindicó sus derechos. ¡Al cabo de tantos años, no podía imaginar tanta ingratitud!
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  16. Siento decirlo así, pero el corte exhaustivo por la raiz es la mejor de las soluciones... Con creces además.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo, amigo C.S.Peinado. Lajo Demos, después de todo, siente un gran afecto por Baldomero. ¡Han sido muchos los años que pasaron juntos!
      Un cordial saludazo.

      Eliminar
  17. Animo al Sr. Lajo, Tío Chinto, a recuperar para Baldomero aquellas canciones, o coplas obscenas, que los mozos cantábamos antes de incorporarnos a filas y con varias cervezas entre pecho y espalda, va una como muestra, que creo que a Baldomero le va a gustar, hela aquí:

    Mi abuelo tenía un trabuco
    con pelos en la culata
    y a la pobre de mi abuela
    por poquito si la mata.

    No es música clásica ni aria de ópera, todo lo contrario; pero quizá Baldomero necesite el ánimo popular.

    ResponderEliminar
  18. Me cuenta mi buen amigo Lajo Demos que, ayer mismo, sorprendió a Baldomero entonando, con su voz de barítono tartamudo, aquella conocida pieza brasileña que habla también de un abuelo:
    "Pelotas es una aldea
    que hay en el sur del Brasil;
    mi abuelo, que es brasileño,
    pasa en Pelotas el mes de abril."
    Sigue preocupándome, amigo rataplan, la grave situación que a Lajo Demos le plantea su nabo. Creo que, tal como parece sugerir Maribeluca, las andanzas de Baldomero van a dar lugar a una nueva sección de este blog.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  19. Amigo Chinto, dile a Baldomero que no se deje ganar por los famélicos parias de la tierra. Dile que llegó ya a la edad de conformarse con ¡sopicas y buen vino!.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Mi amigo Lajo Demos lleva algún tiempo intentando que Baldomero entre en razón; pero es muy terco, y me temo, amigo José Luis, que nada va a conseguir. ¡Bien se ve que lo de Baldomero es algo insólito que, tal vez, requiera ayuda médica! De cualquier manera, seguiré informando sobre el particular.
    Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar