El día 8 de octubre de 2008 escribí un poema, dedicado al 11-M, que, recitado por mí en diferentes tertulias literarias de Madrid, provocó mi expulsión de la que tiene lugar en el Círculo de Bellas Artes. Lo publico ahora en esta tribuna, precedido de las palabras que le sirven de preámbulo, para que se tenga idea clara del grado de persecución a que se ve sometida, en ciertos ambientes culturales, la libertad de expresión.

Dos días después de aquel terrible 11 de marzo, muchos formaron rebaño, en plena jornada de reflexión, para exigir al Gobierno la verdad de lo ocurrido. Me pregunto dónde están hoy. El día 11 de cada mes, unos llamados Peones Negros, que, de verdad, quieren saber quiénes se encuentran detrás de aquella matanza, acuden a la estación de Atocha, con ánimo de honrar a las víctimas de tan tremendo atentado. En ellos pensaba cuando, en octubre de 2008, escribí estos versos. Me encantaría tener la oportunidad de recitárselos a Zapatero; pero no a solas, sino en un abarrotado Congreso de los Diputados, ante mil cámaras de televisión, en nombre de las víctimas del 11-M.


Fernando Lago

Poema dedicado al 11-M

domingo, 5 de enero de 2014

El matadero




          Nunca había visto reunidos, dentro del marco de una horrenda fotografía, a tantos asesinos repulsivos. En otro tiempo, al asesino se le perseguía. Hoy, en el País Vasco, se le rinden vergonzosos homenajes.
       El antiguo matadero de Durango, hoy transformado en teatro, ha sido el repugnante escenario de la ignominia. Algunos de los más crueles pistoleros y dinamiteros de la banda terrorista ETA han ensuciado, de por vida, un espacio concebido para dar cobijo a las grandes creaciones del espíritu. La escena ha quedado ensangrentada de tal modo que los más terribles personajes de Shakespeare sentirían horror al pisarla. ¡Lástima que aquel viejo edificio no volviera a ser ayer matadero de Durango!

Barlovento Maciñeira


¡Para reír con ganas!
"Vida oculta de Pepiño Blanco"
Enlace a cada capítulo:  Los 39 primeros    


10 comentarios:

  1. Sí, lástima.

    Dentro de la náusea inmensa que provocaba la imagen hubo un pequeño rayo de luz cuando ese periodista, cuyo nombre desconozco, les cantó las verdades que, ni jueces ni políticos, se han atrevido.

    Yo creo que, en un país decente, tanto juez como fiscal estarían hoy ya "dimitidos" pero aquí ya vale a todo y la justicia es cada vez más injusta.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, María. Ese periodista -Cake Minuesa- le echó un buen par de narices. En un país decente, juez y fiscal estarían, probablemente, procesados.
      Besos, y ¡Feliz Año Nuevo!

      Eliminar
  2. La empresa vasca del asesinato ha llevado a su Imserso a este desecho -desperdicio- humano que ya no vale nada más que para la foto, y los ahí retratados lo saben.
    Nos duele mucho esa ofensa, más dura será la caída.
    Como decía mi abuelo cuando criticaba a algún HDLGP: "putas y relojeros, a la vejez os espero".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la foto del terror que, para siempre, dejará constancia de una etapa negrísima de la historia de España.
      Gran sabiduría, amigo rataplan, la de tu abuelo.

      Eliminar
  3. Muy Buen Blog !
    Los invito a visitar mi blog !
    http://geraldocapillo.blogspot.com/
    Gracias !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Geraldo, por el elogio, y gracias, también, por la invitación! ¡Un cordial saludo!

      Eliminar
  4. Hace falta un gran tsunami que limpie la Justicia. La mierda del matadero de Durango, de la celebración allí celebrada, es resultado de la cobardía judicial y política.
    Saludos y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos motivos, amigo Xesús, para estar cada vez más pesimistas. Cada día que pasa, todo se complica un poco más.
      De momento, me conformo con hacer lo que está en mi mano: desearte, con mi cordial abrazo, un Feliz y Próspero 2014.

      Eliminar
  5. Para mí, peores que estas alimañas son los alimañeros que las soltaron sin haberles quitado antes su veneno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No cabe duda, Javier! Esos pájaros están ahí porque alguien les abrió la jaula.
      ¡Un cordial abrazo!

      Eliminar