El día 8 de octubre de 2008 escribí un poema, dedicado al 11-M, que, recitado por mí en diferentes tertulias literarias de Madrid, provocó mi expulsión de la que tiene lugar en el Círculo de Bellas Artes. Lo publico ahora en esta tribuna, precedido de las palabras que le sirven de preámbulo, para que se tenga idea clara del grado de persecución a que se ve sometida, en ciertos ambientes culturales, la libertad de expresión.

Dos días después de aquel terrible 11 de marzo, muchos formaron rebaño, en plena jornada de reflexión, para exigir al Gobierno la verdad de lo ocurrido. Me pregunto dónde están hoy. El día 11 de cada mes, unos llamados Peones Negros, que, de verdad, quieren saber quiénes se encuentran detrás de aquella matanza, acuden a la estación de Atocha, con ánimo de honrar a las víctimas de tan tremendo atentado. En ellos pensaba cuando, en octubre de 2008, escribí estos versos. Me encantaría tener la oportunidad de recitárselos a Zapatero; pero no a solas, sino en un abarrotado Congreso de los Diputados, ante mil cámaras de televisión, en nombre de las víctimas del 11-M.


Fernando Lago

Poema dedicado al 11-M

martes, 30 de agosto de 2016

Nueva capital de España



     El éxito le llegó muy pronto; tal vez, demasiado pronto. A la edad en que otros no tienen más aspiración que la de entrar, como simples afiliados, en cualquier partido político que les garantice un rápido ascenso hacia la falsa gloria, doña Manuela Carmena alcanzó, por propio mérito, nada menos que la Alcaldía de Madrid. Y, desde entonces, la capital se ha ido transformando, por virtud del buen hacer de su alcaldesa, en la ciudad esplendorosa que hoy causa envidia por doquier. No resulta exagerado afirmar que la deslumbrante belleza de Madrid, fruto, en gran medida, de la esmerada limpieza de sus calles, es un mero reflejo de la hermosura que adorna a doña Manuela.
     Me permito decir, empero, a los dirigentes de su partido, que el merecido agradecimiento que se le debe a la alcaldesa no puede poner fin a su brillante carrera política. Creo, sinceramente, que doña Manuela Carmena tiene que ser nombrada, sin tardanza, Presidenta de las Nuevas Generaciones de Podemos, para que su precocidad sirva, de ejemplo y acicate, a los nuevos valores de la extrema izquierda que hoy se cuecen en el puchero de don Pablo Iglesias.

Tío Chinto de Couzadoiro

"Vida oculta de Pepiño Blanco"
Enlace al capítulo 3:
La sentencia
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada